The mathematics behind blockchain (parte II): El papel de la criptografía en la tecnología Blockchain

Consultor estratégico, redactor de finanzas y formador

The mathematics behind blockchain (parte II): El papel de la criptografía en la tecnología Blockchain

Las criptomonedas y sus efectos no deseados: distorsión en el capital riesgo

Claramente Szabo sabía que él no era Satoshi Nakamoto aunque los demás insistiera, ya estaba acostumbrado que se le dijeran, pero no tenía mucho sentido pedir ayuda en su blog para después lanzar un avance tan importante en la creación de las monedas electrónicas.

Szabo tenía que cargar con la gran peso de los méritos de otros y el gran éxito que había generado en la comunidad mundial. Eso podría molestar a cualquiera.

Nakamoto lanzó un programa informático que generó su moneda electrónica, el bitcoin, en enero del 2009. Además, el ordenador de Nakamoto fue quién resolvió el problema matemático del primer bloque que permitió realizar la primera transacción de pago con bitcoins, el denominado «bloque génesis». A cambio de dar la solución al problema, Nakamoto recibió los primeros bitcoins. Este proceso de resolver los problemas matemáticos a cambio de una recompensa de denomina «minería».

El primer bloque, o bloque génesis, ha trascendido a la historia más allá de la cantidad de dinero electrónico que fue pagado. El primer bloque hizo posible la tecnología blockchain, la cadena de bloques enlazados por operaciones matemáticas, que hizo posible que existiera la criptomoneda bitcoin (González-Disla, R.,2017). El sistema está diseñado para que un nuevo bloque necesite información del anterior bloque.

Esta moneda electrónica, o posteriormente denominada criptomoneda, funcionó tan bien que bitcoin se extendió tanto entre los expertos como para los usuarios de calle. Cuando bitcoin salió a la luz en marzo de 2010, el precio de cada bitcoin era de 0,003 dólares estadounidenses. En el mes de diciembre de 2017, el valor del bitcoin llegó alcanzar los 19.783,06 dólares estadounidenses. Por esa fecha, el seudónimo de Satoshi Nakamoto tenía un su poder bitcoins por valor de más de 19 mil millones de dólares estadounidenses, aunque a día de hoy no se ha realizado ninguna transacción con ellos (Bayés Capdevila, R., 2019).

El bitcoin como simple moneda de intercambio ha permite que existan nuevas criptomonedas que pueden utilizar los usuarios como es el Litecoin o Ethereum. Ethereum se ha convertido, gracias de las manos de Vitalik Buterin, en una evolución de la criptografía y de las matemáticas aplicadas a estas monedas electrónicas o digitales, y se ha conseguido dar más soluciones, que la propia bitcoin, con los denominados «contratos inteligentes».

Todo el mundo se ha estado preguntado durante años cuál es la identidad que hay detrás del seudónimo Satoshi Nakamoto. Todas las miradas se han dirigido a Szabo, ya que era uno de los pocos expertos que tenía los suficientes conocimientos necesarios para desarrollar e unir todo lo que hay detrás de bitcoin y, por tanto, de la tecnología blockchain.

Szabo cuando estaba leyendo el documento de Satoshi Nakamoto le veían a la mente muchos conceptos que ha trabajado durante años. Cada que vez que repasaba esas escasas 9 páginas se le venía a la mente el concepto de criptología que es la ciencia que engloba a la criptografía y el concepto del criptoanálisis.

Szabo se quedó reflexionando que la criptografía, que tanto tiempo lo había dedicado, sólo era eso, diferentes técnicas y métodos matemáticas para conseguir cifrar y descifrar conceptos a través de problemas matemáticos. 

A Szabo le sorprendió bastante la utilización del criptograma por parte de Satoshi Nakamoto. Se le vino a la mente la quíntupla (S, J, P, R, X), e donde S representa el conjunto de mensajes que se tienen que cifrar, J es el conjunto de mensajes cifrados, P es el conjunto de las claves que se utilizar para cifrar los mensajes del conjunto S y para descifrar los elementos del conjunto J, R es el conjunto de funciones criptográficas y X contienen las funciones de descifrado que nos ofrecen los elementos de S aplicados a los de J.

Por tanto, se puede considerar el trabajo de Satoshi Nakamoto como un criptosistema en que se han desarrollado diferentes procedimientos, algoritmos y claves con los que se consigue no mostrar la información mediante el cifrado de la información con técnicas criptográficas.

Cómo se hace todo esto, puesto bien, todo esto se consigue con el algoritmo criptográfico que es la función matemática que transforma la información del mensaje de una longitud variable en una cadena de longitud constante. A esta cadena se le denomina «valor hash» y estas funciones matemáticas son las que se utilizar para creación de una firma digital (Jaime Maestre, R., 2019).

Por tanto, la denominada «firma digital» es el resultado de aplicar el algoritmo matemático de la firma y la función de valor hash correspondiente a la clave privada, que se ha calculado de forma previa, y además realizar la verificación a través de la firma digital, a través de otro algoritmo matemático con la misma función de valor hash, y con la clave pública que ya había sido calculada.

Szabo todavía no sabía que había nacido el concepto «tecnología blockchain» y este concepto consiste en una cadena de bloques entrelazados que son esencialmente una base de datos distribuida. Esta base de datos contiene todas las transacciones de los usuarios y la información se comparte entre ellos sin tener un intermediario entre los usuarios (Jaime Maestre, R, 2020), como se puede ver en la siguiente imagen:

Cadena de bloques definida por Satoshi Nakamoto

Figura 1. Estructura de una cadena de bloques definida por Satoshi Nakamoto.

 

Continuará…

Nick Szabo Blockchain

Nick Szabo

 

Referencias:

  1. González-Disla, Renato. (2017). BITCOIN: Todo es apócrifo hasta que se canoniza. 10.13140/RG.2.2.16663.47526. Enlace web: https://www.researchgate.net/publication/318981147_BITCOIN_Todo_es_apocrifo_hasta_que_se_canoniza
  2. Bayés Capdevila, R. (2019). Estudio económico de la primera década del Bitcoin (2009-2018). Universidad de Barcelona. Enlace web: http://hdl.handle.net/2445/133279
  3. Jaime Maestre, R. (2019) «La blockchain revolucionarà la comunicació de l’empresa». Comunicació: revista de recerca i d’anàlisis, vol. 36 (1) (Mayo 2019) [en línea]. < http://revistes.iec.cat/index.php/TC/article/view/145793>
  4. Jaime Maestre, R. (2020) Un ejemplo de educación financiada mediante criptomoneda: la ICO de la IEBS Business School. Tecnología, Ciencia y Educación, 15, 143 – 163. [en línea]. <https://tecnologia-ciencia-educacion.com/index.php/TCE/article/view/375>

Tags: , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *