Blockchain aplicado al e-Learning

a tecnología que hace funcionar la cadena de bloques (Blockchain) es una tecnología compleja con un gran potencial.

Para entender la Blockchain es necesario algunas nociones de tecnología que los educadores online estamos pocos familiarizados a pesar de su importancia: criptografía, uso de claves públicas y privadas para asegurar la protección y la confidencialidad de los datos, a la vez que se valida la información.

Poco a poco la Blockchain se va introduciendo en el uso de la firma digital en la presentación de proyecto de I+D+i, la introducción de calificaciones o la certificación de los títulos.

 

Funcionamiento básico de la blockchain

La blockchain utiliza una criptografía de clave pública: cada usuario tiene una clave privada que conserva como si fuera una contraseña y una clave pública que comparte con los demás usuarios.

En el caso de Bitcoin, si realizamos una transacción se produce cuando quien recibe la criptomoneda envía su clave pública al que lo posee inicialmente. La criptomoneda se transfiere mediante una firma digital a través de un proceso encriptado de las transacción (hash).

Las claves públicas se convierten en direcciones encriptadas que se almacenan en la blockchain y cada dirección de clave pública encriptada tiene asociada una cantidad de criptomonedas y cada transacción no es sino la anotación en un libro contable (ledger) de una transacción entre dos direcciones de claves públicas encriptadas.

No se puede obtener la identidad real de la persona o institución que tiene las criptomonedas a partir de esas claves públicas. Estos libros contables (ledger) tienen copia los dos usuarios, pagador y receptor, con las características de que ambos pasan a tener una copia de todas las transacciones que ha realizado el otro.

De esta manera desaparece la necesidad de una verificador (intermediario), en este caso podría ser una entidad bancaria, pues cualquier transacción puede ser verificada por múltiples usuarios.

Esta es la idea básica de la blockchain: ya que la información se encuentra en miles de ordenadores, tratar de alterar la información sólo funcionaría si se pudiera acceder a la vez a todos ellos.

Uno de los puntos débiles que tiene la tecnología blockchain es que cada nuevo registro o nuevo bloque debe ser encriptado y es una tarea complicada.

Los encargados de añadir el nuevo bloque a la blockchain son los mineros, ya que trabajan realizando en proceso de encriptación, y a cambio reciben criptomonedas.

Aunque la tecnología blockchain se ha popularizado a través de la criptomoneda Bitcoin, en los últimos años se ha extendido su aplicación como sería en el registro de patentes y registro de la propiedad en Suecia, certificación de documentos, voto electrónico en Australia o Suiza, transparencia de la cuenta públicas, registros médicos, Estonia lo utiliza para actos legales como sería el matrimonio, registro de la propiedad de composición musicales, proporcionar una identidad digital no falsificable, acceso controlado a edificios, mercado de la electricidad (certificar por Iberdrola el origen de la energía)…

 

Contratos inteligentes como elemento clave

La blockchain no sólo es una tecnología de la criptomoneda Bitcoin, sino que existe otros como Ethereum. Ethereum es una máquina virtual que permite generar contratos inteligentes. Es una tecnología abierta y es la que predomina en los desarrollos educativos en marcha.

El elemento clave para la blockchain son los contratos inteligentes (smart contracts) que ni son contratos ni son inteligentes. Se trata de programación que aplican determinadas cláusulas de un contrato y que se almacenan en la blockchain, con la característica que se van a ejecutar automáticamente cuando se cumplan ciertas condiciones en el contrato.

Esto quiere decir que el registro de la blockchain se automatiza en el marca de las condiciones predeterminadas, ahorrando tiempo, trabajo y costes, y sus posibilidades crecen cuando se vincula al Internet de la cosas. Por ejemplo, si compramos un artículo en Amazon, pero el pago sólo se realizará cuando el paquete sea entregado en su destino.

 

Problemas que puede resolver la blockchain en el e-learning

La educación del siglo XXI se enfrenta a grandes retos que superan la optimización de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Son los cambios producidos en la sociedad por las tecnologías para el conocimiento que cambian no sólo nuestras costumbres sino también la manera de pensar.

La tecnología blockchain parece aportar una solución a los problemas derivados de estos cambios:

La acreditación de las competencias: el aprendizaje ya no es una actividad que se realiza durante un periodo inicial de modo formal, y que se enriquece con la experiencia en la práctica profesional. El aprendizaje a lo largo de nuestra vida se ha convertido en una necesidad laboral, y cambia el modo como plantear el desarrollo profesional del docente.

  • El aprendizaje formal e informal se juntan en comunidades de aprendizaje, añadiendo otros sistemas alternativos de formación como los boot camps, MOOC (Cursos masivos abiertos) y online. Por tanto, el aprendizaje ha superado los límites del tiempo y del lugar. Aparecen nuevos conceptos como el aprendizaje móvil (m-learning). Lo que se plantea hace años es la superación entre educación formal y la educación no formal. Hoy encontramos programas que son parte de los sistemas no formales pero que recurren a las insignias (badges) dentro del marco del aprendizaje gamificado para incorporar elementos motivadores.
  • Sigue la necesidad de acreditar las competencias (habilidades, conocimientos o incluso actitudes) pero los sistemas actuales presentan limitaciones. La solución tradicional pasa por establecer una autoridad central que acredita la veracidad de las títulos.
  • La tecnología blockchain permite acreditar los elementos de un currículum vitae elaborado por un individuo, impidiendo la manipulación o alteración de datos, que se encuentran en un sistema distribuido sin guardar los datos en un centro sujeto a ataques o cambios en su integridad. Se trata de un cambio que tendrá un alto impacto en el sistema educativo.

La individualización del itinerario de aprendizaje: este punto se centra en la didáctica y el diseño de la enseñanza. El problema que se plantea en la escuela pública del siglo XIX, y se manifiesta en cada proceso en que hay una irrupción masiva de nuevos sujetos a un sistema educativo que tenemos que atender sus necesidades y capacidad individuales como sujeto, pero un coste inasumible. Actualmente, ante las necesidades crecientes de formación a largo de la vida de los individuos, no nos puede extrañar el interés por soluciones como el aprendizaje adaptativo que ofrece el e-learning.

La blockchain permite al estudiante ir eligiendo sus paquetes de aprendizaje entre la oferta, guiado por el formador y con el soporte de programas de valoración y guía, gestionando contratos inteligentes y generando un registro de seguimiento de aprendizajes.

 

La revolución del Blockchain en la formación e-learning

La formación de e-learning de educación superior necesita una organización dotada de derechos para garantizar la identidad de sus estudiantes. El primer desafío de las instituciones que ofrecen formación online superior es mantener la privacidad y la seguridad de los datos almacenados digitalmente.

Cuando se trata de proteger los datos los centros de formación online superior no son menos vulnerables que otras empresas.

Las blockchains pueden ser programadas para conservar de forma virtual todo tipo de información, comenzando por los certificados, hasta registros académicos, la deudas de los estudiantes y todo lo que se pueda codificar.

Las blockchain utilizan una infraestructura de clave pública (PKI) para establecer una plataforma segura. La clave pública es una forma avanzada de criptografía asimétrica, en la que los usuarios tienen 2 claves que no realizan las mismas funciones: una permite encriptar la información y la otra permite desencriptar la información. Estos claves son asimétricas.

El segundo desafío hace referencia a la validez de los datos. En un momento en el que la información es bastante abundante, veloz y cambiante, ser capaz de verificar cualquier solicitud es cada vez más importante.

El tercer desafío es el tiempo de consulta de la información. Iniciativas como ‘OpenBadges’ o ‘Blockchain certificates’ y ‘Learning is Earning 2026’ exploran formas para premiar a los estudiantes con créditos por todo que aprendan, sin importar de que sea.

 

Blockchain y la nueva pedagogía

Mientras la sociedad valoran las acreditaciones existentes, y los estudiantes paguen para conseguir estas acreditaciones en instituciones reconocidas antes que buscar alternativas, entonces las instituciones como las Universidades o Escuelas de Negocio presenciales tendrán una oportunidad.

La acreditación y el prestigio están basados en su eficacia con institución en la que aprender. Las instituciones que afrontan los nuevos modelos se convierten en más efectivos y se convierten en entornos de aprendizaje más deseables.

El aprendizaje online libera capital intelectual, permitiendo dedicar su tiempo en el campus a la hora de pensar, investigar y estimular, más que sólo el estudiante a dedicarse en absorber información.

La definición de una clase se ha convertido en el proceso en el que los apuntes del profesor se trasladan a los apuntes del estudiante sin pasar por un procesamiento cerebral. Esto no es lo que se necesita en la era digital para una nueva generación de estudiantes.

Los estudiantes actuales les gustan conversan mientras aprenden, les gusta compartir, inmersos en la tecnología digital, les gusta probar cosas nuevas, a menudo de forma rápida. Quieren que su proceso de enseñanza sea divertido e interesante, y quieren disfrutar el placer de descubrir las cosas por ellos mismos.

Como muchos adolescentes se dedican muchas horas en navegar y leer por Internet sobre diferentes ideas, fuera de la cultura existente en ese momento, y piensan que es útil todo lo que se aprende por sí mismo debatiendo ideas con otras personas en foros.

 

Blockchain y los costes de formación

Muchos profesionales de la formación tienen un problema con la idea de educación como negocio. Aplicar Blockchain para reducir los costes de formación de los estudiantes a través de la acreditación de MOOCs y modelos de pago por éxito a través de Blockchain.

La blockchain proveen 3 elementos para conseguir el objetivo de reducir los costes de formación:

  • Mecanismo fiable para confirmar que los estudiantes que se apunten a las clases completen efectivamente el curso, hacen los exámenes y dominan la materia.
  • Un mecanismo de pago.
  • Contratos inteligentes que pueden convertirse en planes de aprendizaje.

Funciona como si fuera una organización de microfinanciación donde los estudiantes pueden registrar su progreso. Los donantes pueden pagar a los estudiantes de forma individual, asignar importes económicos a objetivos de aprendizaje y pagar de acuerdo a los logros conseguidos.

Se puede automatizar el proceso de aprendizaje a través de un test en línea donde la Blockchain puede confirmar la identidad del estudiante y registrar el progreso antes de pagar los fondos, es decir, establecer una cartera inteligente para la educación.

 

Blockchain y la Meta-formación online

Blockchain permitirá que la formación del siglo XXI se convierta en una red y un ecosistema colaborativo.

En realidad, los innovadores tienen una gran oportunidad para crear una experiencia mejor, para estudiantes de cualquier parte del planeta, uniendo los mejores materiales de aprendizaje en línea, y permitiendo a los estudiantes organizar sus itinerarios de aprendizaje con el soporte de una red de instructores y facilitadores educativos, algunos de los cuales pueden ser locales y otros pueden ser de cualquier parte del mundo.

Para hacer este trabajo para los estudiantes, las instituciones necesitan profundos cambios estructurales, y los docentes necesitan estrechar relaciones. Blockchain proporciona una plataforma en la que crear una red global para el aprendizaje.

Existen diferentes etapas:

  • La primera sería el intercambio de contenidos, donde los profesores compartan ideas y suban sus materiales a Internet para que otros los utilicen libremente.
  • La segunda es la co-innovación en el contenido, cuando los docentes colaboran más allá de las fronteras de la institución para co-crear nuevos materiales de enseñanza utilizando elementos como las wikis y otras herramientas.
  • En la tercera, la institución se convierte en un nodo en la red global de docentes, estudiantes e instituciones aprendiendo de forma colaborativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *